viernes, 24 de octubre de 2008

Ruidera 735@08



AMAR EL SUFRIMIENTO
¿Por qué, Señor, he de esperar al día en que la pena ahogue mi garganta para sentir la fe con fuerza tanta que llegue a ser feliz en mi agonía?
¿Por qué, Señor, mi fe suele ser fría sin comprender lo grande de tu empeño, sin querer soportar divino leño para no entorpecer la vida mía?
Dame, Señor, la fe y en tal cuantía que en la felicidad ame la muerte y que en el sufrimiento ame la vida.
Que no espere, Señor, a estar ahogada por las penas sangrantes de una herida para aceptar, de Ti, carga pesada.
Blanca-María Alonso Rodríguez

1 comentario:

Vivian dijo...

Amo este tipo de imágenes, tal vez porque nací en el campo; dicen que la cabra siempre tira pal' monte.
¡Preciosa!

Bienvenidos

Gracias por entrar a mi blog. En esta página veréis momento personales de mi vida,aderezados con mis fotos,unas malas y otras no tanto. Me encantaría que las comentárais. Espero que os guste.