lunes, 16 de junio de 2008

Criptana 93457@08



SONETO XXVII
Desnuda eres tan simple como una de tus manos, lisa, terrestre, mínima, redonda, transparente, tienes líneas de luna, caminos de manzana, desnuda eres delgada como el trigo desnudo.
Desnuda eres azul como la noche en Cuba, tienes enredaderas y estrellas en el pelo, desnuda eres enorme y amarilla como el verano en una iglesia de oro.
Desnuda eres pequeña como una de tus uñas, curva, sutil, rosada hasta que nace el día y te metes en el subterráneo del mundo
como en un largo túnel de trajes y trabajos: tu claridad se apaga, se viste, se deshoja y otra vez vuelve a ser una mano desnuda.

Pablo Neruda, 1959

1 comentario:

Vivian dijo...

A veces me quedo con todos los colores (colorinche, colorinche) y otras veces adoro estas imágenes sobrias que relucen por su delicadeza; así que acá me detengo y te digo que me encanta. ¿El texto? Ya sabes que vuelo, y ese “azul como la noche en Cuba” me trasporta a mi terruño. Buaa.
Ay Eduardo, a veces creo que soy más dura; la mujer superada, feminista, defensora del divorcio, huelguista de suegras, renegada contra el amor, … ¡Y unas simples líneas me ablandan el corazón!
Un abrazo con mucho cariño.
Ah, me faltó poner “ladrona de flores” jaja.

Bienvenidos

Gracias por entrar a mi blog. En esta página veréis momento personales de mi vida,aderezados con mis fotos,unas malas y otras no tanto. Me encantaría que las comentárais. Espero que os guste.