lunes, 16 de junio de 2008

Criptana 9345782@08


Recordarás aquella quebrada caprichosa a donde los aromas palpitantes treparon, de cuando en cuando un pájaro vestido con agua y lentitud: traje de invierno.
Recordarás los dones de la tierra: irascible fragancia, barro de oro, hierbas del matorral, locas raíces, sortílegas espinas como espadas.
Recordarás el ramo que trajiste, ramo de sombra y agua con silencio, ramo como una piedra con espuma.
Y aquella vez fue como nunca y siempre: vamos allí donde no espera nada y hallamos todo lo que está esperando.

Pablo Neruda, 1959

1 comentario:

Vivian dijo...

Ahhh...¡Esta imagen es una maravilla! ¡Qué bueno ese sol, justo al borde del abismo! (¿Viste que poética estoy?)
Un besaZo.

Bienvenidos

Gracias por entrar a mi blog. En esta página veréis momento personales de mi vida,aderezados con mis fotos,unas malas y otras no tanto. Me encantaría que las comentárais. Espero que os guste.